Como sistema de calefacción se ha optado por el suelo radiante. Tras el consiguiente nivelado del forjado, dispondremos unas placas aislantes en toda la superficie del pavimento, seguida de una lámina plástica sobre la que comenzará la colocación de los tubos que conforman el sistema de calefacción por agua. Por último se vertirá sobre estos tubos el hormigón, que tras los debidos tratamientos, será el pavimento final de la vivienda.

Como sistema de calefacción se ha optado por el suelo radiante. Tras el consiguiente nivelado del forjado, dispondremos unas placas aislantes en toda la superficie del pavimento, seguida de una lámina plástica sobre la que comenzará la colocación de los tubos que conforman el sistema de calefacción por agua. Por último se vertirá sobre estos tubos el hormigón, que tras los debidos tratamientos, será el pavimento final de la vivienda.