Una vez apuntalados los tableros de fondo y suministrado el material de forjado, se procede a su colocación.

Se replantea toda la planta primera y deberemos tener en cuenta reservar los huecos de ascensor y escalera, así como las zonas de forjado donde se van a disponer los tres balcones. En primer lugar se colocan viguetas y bovedillas, seguido de las armaduras que van a conformar las vigas, siempre disponiendo unos separadores para que el hormigón penetre y recubra todo el hierro existente en el forjado.

Se atan también los negativos y el mallazo, y se disponen todos los elementos que lo forman, como los conectores, para un correcto trabajo del forjado en su totalidad. Para los balcones se han dispuesto unos berenjenos con la finalidad de achaflanar la construcción resultante por su cara inferior para que este rebaje actúe de goterón.

Una vez completado este proceso, se vierte el hormigón con su correspondiente vibrado y allanado de la superficie.

Una vez apuntalados los tableros de fondo y suministrado el material de forjado, se procede a su colocación.

Se replantea toda la planta primera y deberemos tener en cuenta reservar los huecos de ascensor y escalera, así como las zonas de forjado donde se van a disponer los tres balcones. En primer lugar se colocan viguetas y bovedillas, seguido de las armaduras que van a conformar las vigas, siempre disponiendo unos separadores para que el hormigón penetre y recubra todo el hierro existente en el forjado.

Se atan también los negativos y el mallazo, y se disponen todos los elementos que lo forman, como los conectores, para un correcto trabajo del forjado en su totalidad. Para los balcones se han dispuesto unos berenjenos con la finalidad de achaflanar la construcción resultante por su cara inferior para que este rebaje actúe de goterón.

Una vez completado este proceso, se vierte el hormigón con su correspondiente vibrado y allanado de la superficie.