Llegamos a la construcción de la piscina donde, tras la previa excavación del terreno, se dispone un muro de ladrillo perimetral que va a servir tanto de contención del terreno como para soporte del hormigón. Tras colocar las armaduras y dejas previstas las instalaciones de piscina, se procede a aplicar el hormigón gunitado.

Una vez realizada la ‘base’ de la piscina, se procede a la formación del peldañeado de escalera y colocación del acabado, donde en este caso se ha optado por el gresite. Para terminar, se realizan las terminaciones de fontaneamiento e iluminación.

Llegamos a la construcción de la piscina donde, tras la previa excavación del terreno, se dispone un muro de ladrillo perimetral que va a servir tanto de contención del terreno como para soporte del hormigón. Tras colocar las armaduras y dejas previstas las instalaciones de piscina, se procede a aplicar el hormigón gunitado.

Una vez realizada la ‘base’ de la piscina, se procede a la formación del peldañeado de escalera y colocación del acabado, donde en este caso se ha optado por el gresite. Para terminar, se realizan las terminaciones de fontaneamiento e iluminación.