Tras la demolición de la escalera ya existente, vamos a construir la nueva comunicación vertical que va a conectar las tres plantas de la vivienda.

En primer lugar, se replantea el contorno de lo que va a ser la losa de hormigón, soporte fundamental para nuestra escalera. Se colocan los tableros del encofrado y las armaduras.

Como vemos en las imágenes, las armaduras que componen la losa necesitan un soporte al que agarrarse. En este caso tendremos: una viga inferior que va a servir de cimentación, unas armaduras ancladas a las paredes laterales y las vigas superiores para las zonas de descansillo y tramo final.

Se va a hormigonar la losa para, más tarde, realizar el peldañeado con ladrillo cerámico; dejando así la superficie preparada para realizar el acabado final.

Tras la demolición de la escalera ya existente, vamos a construir la nueva comunicación vertical que va a conectar las tres plantas de la vivienda.

En primer lugar, se replantea el contorno de lo que va a ser la losa de hormigón, soporte fundamental para nuestra escalera. Se colocan los tableros del encofrado y las armaduras.

Como vemos en las imágenes, las armaduras que componen la losa necesitan un soporte al que agarrarse. En este caso tendremos: una viga inferior que va a servir de cimentación, unas armaduras ancladas a las paredes laterales y las vigas superiores para las zonas de descansillo y tramo final.

Se va a hormigonar la losa para, más tarde, realizar el peldañeado con ladrillo cerámico; dejando así la superficie preparada para realizar el acabado final.