La vivienda cuenta con dos soleras distintas, una exterior y una interior. Ambas soleras apoyan no directamente en la zapata, sino en un enano encima de esta realizado con tabiquería, y rellenos del hormigón empleado para las soleras durante la realización de estas mismas.

La solera exterior se realizará con una base de gravas, seguida de una lamina impermeabilizante, a la que seguirá la colocación de un mallazo para el posterior hormigonado de este.

Por último quedaría la solera interior, esta tiene una capa de hormigón de limpieza, sobre la cual se colocará un sistema Cavity 20+5, este es un sistema de forjado sanitario, que permite la circulación de aire por debajo del forjado, con una altura de 20 cm, tras su colocación se sitúa el mallazo y se realiza el hormigonado de 5 cm de espesor. Para permitir esta ventilación, en ciertos puntos los tabiquillos se separan de la pared y así permiten esta ventilación del forjado que se busca. La razón que lleva a esta decisión es la existencia de los muros de mampostería que no están impermeabilizados y esta es una forma óptima de evitar un mayor desgaste en estos.

La vivienda cuenta con dos soleras distintas, una exterior y una interior. Ambas soleras apoyan no directamente en la zapata, sino en un enano encima de esta realizado con tabiquería, y rellenos del hormigón empleado para las soleras durante la realización de estas mismas.

La solera exterior se realizará con una base de gravas, seguida de una lamina impermeabilizante, a la que seguirá la colocación de un mallazo para el posterior hormigonado de este.

Por último quedaría la solera interior, esta tiene una capa de hormigón de limpieza, sobre la cual se colocará un sistema Cavity 20+5, este es un sistema de forjado sanitario, que permite la circulación de aire por debajo del forjado, con una altura de 20 cm, tras su colocación se sitúa el mallazo y se realiza el hormigonado de 5 cm de espesor. Para permitir esta ventilación, en ciertos puntos los tabiquillos se separan de la pared y así permiten esta ventilación del forjado que se busca. La razón que lleva a esta decisión es la existencia de los muros de mampostería que no están impermeabilizados y esta es una forma óptima de evitar un mayor desgaste en estos.