Si la estructura es estándar, el proceso de hormigonado es bastante mecánico. En primer lugar se marcan en la solera las distintas dimensiones de los pilares que, una vez suministrados, se colocan en su correspondiente posición.

Más tarde se utiliza un encofrado metálico para darles forma, teniendo en cuenta que los pilares próximos a la medianera necesitan unas medidas especiales, de lo contrario no sería posible encofrarlos.

Por último, y una vez cerrados por sus cuatro lados y apuntalados, se procede a verter el hormigón con ayuda de un camión-grúa. Cuando éste ya ha fraguado se retira el encofrado y se va a proceder a la construcción del forjado.

Si la estructura es estándar, el proceso de hormigonado es bastante mecánico. En primer lugar se marcan en la solera las distintas dimensiones de los pilares que, una vez suministrados, se colocan en su correspondiente posición.

Más tarde se utiliza un encofrado metálico para darles forma, teniendo en cuenta que los pilares próximos a la medianera necesitan unas medidas especiales, de lo contrario no sería posible encofrarlos.

Por último, y una vez cerrados por sus cuatro lados y apuntalados, se procede a verter el hormigón con ayuda de un camión-grúa. Cuando éste ya ha fraguado se retira el encofrado y se va a proceder a la construcción del forjado.