Una vez realizadas las excavaciones pertinentes, procedemos a realizar la cimentación de la vivienda. Tras recibir el suministro de hierro, colocamos las armaduras según lo establecido en proyecto, formando así una estructura sólida de zapatas.

 

Como vemos en la imagen superior derecha, se ha dispuesto un cable metálico (denominado toma de tierra) que conecta la cimentación con unas piquetas dispuestas en el terreno; por lo que, en caso de descarga eléctrica, esta toma de tierra va a favorecer la transmisión de esas descargas al terreno. Cuando ya tenemos toda la base ajustada, realizamos el vertido del hormigón (con grúa y cubilote), hasta la formación de la solera. Se ha tenido en cuenta dejar previstas las armaduras de los pilares para proseguir más adelante con la construcción de este adosado.

Una vez realizadas las excavaciones pertinentes, procedemos a realizar la cimentación de la vivienda. Tras recibir el suministro de hierro, colocamos las armaduras según lo establecido en proyecto, formando así una estructura sólida de zapatas.

 

Como vemos en la imagen superior, se ha dispuesto un cable metálico (denominado toma de tierra) que conecta la cimentación con unas piquetas dispuestas en el terreno; por lo que, en caso de descarga eléctrica, esta toma de tierra va a favorecer la transmisión de esas descargas al terreno. Cuando ya tenemos toda la base ajustada, realizamos el vertido del hormigón (con grúa y cubilote), hasta la formación de la solera. Se ha tenido en cuenta dejar previstas las armaduras de los pilares para proseguir más adelante con la construcción de este adosado.