Una vez realizado el forjado, al ser su superficie de acabado muy irregular, previo a la colocación del pavimento, se ha vertido una capa de mortero autonivelante de 4cm que se bombea desde el camión y por si solo se regula hasta que queda a nivel. Previo al vertido del autonivelante, se colocan piezas de corcho en el encuentro con la fachada para absorber posibles dilataciones.

Una vez realizado el forjado, al ser su superficie de acabado muy irregular, previo a la colocación del pavimento, se ha vertido una capa de mortero autonivelante de 4cm que se bombea desde el camión y por si solo se regula hasta que queda a nivel. Previo al vertido del autonivelante, se colocan piezas de corcho en el encuentro con la fachada para absorber posibles dilataciones.