Una vez ha pasado el tiempo recomendado para que se produzca el fraguado del hormigón, hemos podido desapuntalar el forjado y procedemos a la excavación del vaso de la piscina así como la cimentación del muro que rodea la vivienda.

Una vez realizados los huecos pertinentes, colocamos la armadura de cimentación para la realización del muro perimetral y construimos el vaso contenedor de la piscina, tabicando las paredes y hormigonándolo tras la disposición de la armadura.

Una vez ha pasado el tiempo recomendado para que se produzca el fraguado del hormigón, hemos podido desapuntalar el forjado y procedemos a la excavación del vaso de la piscina así como la cimentación del muro que rodea la vivienda.

Una vez realizados los huecos pertinentes, colocamos la armadura de cimentación para la realización del muro perimetral y construimos el vaso contenedor de la piscina, tabicando las paredes y hormigonándolo tras la disposición de la armadura.