Como ya explicamos anteriormente, debíamos verter el hormigón celular para la creación de pendientes manteniendo, por la cara interior del muro, la banda perimetral de poliestireno expandido que va a absorber las dilataciones del hormigón.

Una vez realizado este paso, se cubre toda la zona interior del muro de cubierta con una lámina impermeabilizante, y se procede a su llenado para comprobar que se ha impermeabilizado correctamente y no hay posibilidad de filtración. La zona exterior se cubre con lámina autoprotegida, la cual será el acabado final.

Tras comprobar la estanqueidad de la cubierta y observar que no existe ningún tipo de filtración, se procede a retirar el agua de la misma por las canalizaciones previamente dispuestas que también van a actuar como desagüe en caso de lluvia.

Como ya explicamos anteriormente, debíamos verter el hormigón celular para la creación de pendientes manteniendo, por la cara interior del muro, la banda perimetral de poliestireno expandido que va a absorber las dilataciones del hormigón.

Una vez realizado este paso, se cubre toda la zona interior del muro de cubierta con una lámina impermeabilizante, y se procede a su llenado para comprobar que se ha impermeabilizado correctamente y no hay posibilidad de filtración. La zona exterior se cubre con lámina autoprotegida, la cual será el acabado final.

Tras comprobar la estanqueidad de la cubierta y observar que no existe ningún tipo de filtración, se procede a retirar el agua de la misma por las canalizaciones previamente dispuestas que también van a actuar como desagüe en caso de lluvia.