Este forjado es un tanto singular, en cuanto a que se encuentra formado en algunos tramos por losas de hormigón, otros de vigueta y bovedilla de hormigón y otros de bovedilla cerámica curva.

En primer lugar se ha dispuesto el encofrado de todo el forjado, teniendo en cuenta que la losa de hormigón va a quedar vista, por lo que se han utilizado tableros fenólicos que ofrecen un mejor acabado. Además, se ha estudiado el reparto de los tableros para situarlos estratégicamente y que las juntas queden perfectamente distribuidas.

A las crucetas, que venían ya montadas junto con los pilares, se les ha soldado una armadura para ofrecer un mejor agarre cuando se vierta el hormigón.

Como puede apreciarse en las imágenes, el forjado lo conforman distintos tipos de soluciones constructivas. En la imagen de la izquierda, el forjado es de bovedilla cerámica curva vista por el interior, y queda como un techo abovedado. En la imagen de la derecha, el forjado que podemos ver es el de viguetas y bovedillas de hormigón.

Una vez se han colocado todos los elementos que van a componer el forjado, se han preparado las armaduras y se han reservado los huecos establecidos en el proyecto, se procede al hormigonado.

El hormigonado se ha realizado con balde desde un camión-grúa, para su posterior vibrado y alisado con llana.

Una vez realizado el hormigonado de todo el forjado, se espera 28 días para poder retirar el encofrado y continuar con la construcción de la vivienda.

Este forjado es un tanto singular, en cuanto a que se encuentra formado en algunos tramos por losas de hormigón, otros de vigueta y bovedilla de hormigón y otros de bovedilla cerámica curva.

En primer lugar se ha dispuesto el encofrado de todo el forjado, teniendo en cuenta que la losa de hormigón va a quedar vista, por lo que se han utilizado tableros fenólicos que ofrecen un mejor acabado. Además, se ha estudiado el reparto de los tableros para situarlos estratégicamente y que las juntas queden perfectamente distribuidas.

A las crucetas, que venían ya montadas junto con los pilares, se les ha soldado una armadura para ofrecer un mejor agarre cuando se vierta el hormigón.

Como puede apreciarse en las imágenes, el forjado lo conforman distintos tipos de soluciones constructivas. En la imagen de la izquierda, el forjado es de bovedilla cerámica curva vista por el interior, y queda como un techo abovedado. En la imagen de la derecha, el forjado que podemos ver es el de viguetas y bovedillas de hormigón.

Una vez se han colocado todos los elementos que van a componer el forjado, se han preparado las armaduras y se han reservado los huecos establecidos en el proyecto, se procede al hormigonado.

El hormigonado se ha realizado con balde desde un camión-grúa, para su posterior vibrado y alisado con llana.

Una vez realizado el hormigonado de todo el forjado, se espera 28 días para poder retirar el encofrado y continuar con la construcción de la vivienda.