Recordemos que, por deseo del cliente, toda la vivienda se va a distribuir en planta baja; y que además, cuando vimos la composición del forjado, se trataba de uno bastante peculiar. En este post vamos a ver cómo se produce la construcción del cerramiento, el cual va a definirse según proyecto.

En las imágenes a continuación vemos que el forjado estaba formado en su mayor parte por zonas de vigueta y bovedillas de hormigón -las cuales quedarán al interior y posteriormente se enlucirán-; unas zonas de losa de hormigón visto que corresponden a terrazas exteriores; y unas zonas vistas de bovedilla cerámica curva. Estas últimas van a pertenecer, para la zona interior, a la zona destinada al salón-comedor y, para la parte exterior, a una zona techada destinada a aparcamiento.

La mayoría de pilares que forman la estructura son cuadrados, mientras que hay algunos que, por estética, se han dispuesto con geometría redonda ya van a quedar vistos. Éstos, además, se han rellenado de hormigón para tener un mayor refuerzo frente a golpes y abolladuras.

Los pilares cuadrados y algunos cajeados de instalaciones van a quedar embebidos dentro del cerramiento exterior, construido por ladrillo hueco cerámico.

Recordemos que, por deseo del cliente, toda la vivienda se va a distribuir en planta baja; y que además, cuando vimos la composición del forjado, se trataba de uno bastante peculiar. En este post vamos a ver cómo se produce la construcción del cerramiento, el cual va a definirse según proyecto.

En las imágenes a continuación vemos que el forjado estaba formado en su mayor parte por zonas de vigueta y bovedillas de hormigón -las cuales quedarán al interior y posteriormente se enlucirán-; unas zonas de losa de hormigón visto que corresponden a terrazas exteriores; y unas zonas vistas de bovedilla cerámica curva. Estas últimas van a pertenecer, para la zona interior, a la zona destinada al salón-comedor y, para la parte exterior, a una zona techada destinada a aparcamiento.

La mayoría de pilares que forman la estructura son cuadrados, mientras que hay algunos que, por estética, se han dispuesto con geometría redonda ya van a quedar vistos. Éstos, además, se han rellenado de hormigón para tener un mayor refuerzo frente a golpes y abolladuras.

Los pilares cuadrados y algunos cajeados de instalaciones van a quedar embebidos dentro del cerramiento exterior, construido por ladrillo hueco cerámico.