Se trata de una cubierta plana no transitable que está constituida por las siguientes capas:

  • Forjado
  • Hormigón celular para la formación de pendientes
  • Capa reguladora de mortero de cemento
  • Lámina asfáltica para la impermeabilización
  • Poliestireno extrusionado para el aislamiento térmico
  • Capa separadora de geotextil
  • Acabado de grava

 

Ahora mismo nos encontramos a mitad camino colocando la impermeabilización, pero podemos ir viendo las distintas fases del proceso. Una vez teníamos terminado el forjado de la cubierta y los petos en el perímetro, procedimos con la creación de las maestras para la formación de pendientes con el hormigón celular.

 

 

El siguiente paso fue la colocación del hormigón celular que nos permite crear unas pendientes para dirigir el agua hacia los dos sumideros que se encuentran el la cubierta y que están conectados con las bajantes.

 

 

Para evitar que se pueda dañar la lamina impermeable con las imperfecciones que quedan en la superficie del hormigón celular el siguiente paso es poner una capa separa de mortero de cemento para regularizar la superficie. En la siguiente imagen podemos ver a dos de nuestros trabajadores ejecutándola.

 

 

Una vez se ha terminado la capa de regularización se procede con la impermeabilización de la cubierta, que es el paso en el que nos encontramos actualmente. En la siguiente imagen se puede ver como se coloca la lámina asfáltica.

 

 

En Detalle Constructivo cuidamos los encuentros y zonas críticas para obtener la mejor calidad de construcción. Por ello se culmina la lámina asfáltica sobre el peto con sobreposición de dos piezas y se remata con tela asfáltica autoprotegida como se puede ver en las siguientes imágenes.