Tras la construcción de la cimentación nos encontramos con la solera de la cuál realizaremos dos tipos distintos.

Primeramente con una excavadora deberemos cerrar con tierra por encima, concretamente con 40 cm de tierra por debajo de nivel de cota 0, en estos se hará una zanja para colocar el saneamiento. Tras esto se colocarán 15 cm de gravas, 4 cm de EXPS y 1 lamina impermeable de polietileno. Y finalmente el mallazo con los últimos 15 cm de solera de hormigón, dejando 5 cm para la posterior colocación del pavimento. Esta solera servirá a zonas interiores y a garaje, para tener la posibilidad de cerrarlo y convertirlo en una estancia más de la vivienda en el futuro.

Por último quedaría la última solera, la cual sería para exteriores, y sería igual que la anterior pero sin la colocación del EXPS ya que aquí no necesitamos aislamiento.

 

 

Tras la construcción de la cimentación nos encontramos con la solera de la cuál realizaremos dos tipos distintos.

Primeramente con una excavadora deberemos cerrar con tierra por encima, concretamente con 40 cm de tierra por debajo de nivel de cota 0, en estos se hará una zanja para colocar el saneamiento. Tras esto se colocarán 15 cm de gravas, 4 cm de EXPS y 1 lamina impermeable de polietileno. Y finalmente el mallazo con los últimos 15 cm de solera de hormigón, dejando 5 cm para la posterior colocación del pavimento. Esta solera servirá a zonas interiores y a garaje, para tener la posibilidad de cerrarlo y convertirlo en una estancia más de la vivienda en el futuro.

Por último quedaría la última solera, la cual sería para exteriores, y sería igual que la anterior pero sin la colocación del EXPS ya que aquí no necesitamos aislamiento.